Inicio / SEO / SEO en tu blog: taxonomías

SEO en tu blog: taxonomías

taxonomía de BloomAntes de lanzarnos a repasar los distintos puntos a tener en cuenta para mejorar el SEO de tu blog, cosa que espero hacer en próximos artículos, hoy quiero hablar sobre taxonomías. Es posible que nunca hayas escuchado esta palabra, aunque hay algunas taxonomías muy famosas, como la de bloom, que puedes ver en la imagen de cabecera del artículo.

Qué es una taxonomía

Taxonomía es un nombre que proviene del griego y que no significa otra cosa que la ciencia de la clasificación. Es decir, que cuando creamos una taxonomía en realidad estamos clasificando o organizando sus componentes. En el caso del ejemplo que daba anteriormente la taxonomía de Bloom consiste en una clasificación de las habilidades que necesita una persona para aprender. Como puedes ver se divide en varios ítems de los que a su vez dependen otros. Dividimos las habilidades en clases y dentro de cada una de ellas encontramos conceptos distintos.

Cómo se aplican las taxonomías en un blog

Un blog tiene taxonomías, aunque nunca te lo hayas planteado así, ya que todo queda clasificado dentro de unas categorías y etiquetado de una manera concreta.

Tanto las categorías como las etiquetas son taxonomías. Se trata de clasificar tus artículos en categorías y a su vez de etiquetarlos de manera que se pueda encontrar una relación entre todos los que pertenecen a la misma categoría o tienen las mismas etiquetas.

Necesidad de la taxonomía en el blog

Usar las etiquetas y las categorías es básico y prácticamente imprescindible a no ser que escribas un blog siempre sobre la misma temática y no quieras clasificar tus artículos sino que se lean de forma lineal.

Uno de los handicaps que tiene un blog, o una ventaja, según se mire, es que se archivan los artículos guardando siempre el más nuevo encima, por lo que es básico tener una buena clasificación para que cuando alguien encuentra un artículo que le gusta o le interesa pueda encontrar otros del mismo estilo fácilmente.

En los próximos artículos veremos cómo utilizar correctamente las taxonomías. Es vital para la buena salud de tu blog y para que los buscadores te encuentren.